lunes, 10 de diciembre de 2007

La venganza tiene nombre



Bourne, el ultimátum” de Paul Greengrass está basada como sabemos en la historia de un ex miembro de la CIA (Matt Damon) que fue sometido a un importante experimento.
El film comienza con la persecución de un famoso periodista por haber revelado información secreta, y a quien Bourne ayuda a escapar.
Así Jason desarrolla habilidades poco comunes para la raza humana, lo que le permite al mismo tiempo proteger y matar gente. Su plan se ve desarrollado en las dos entregas anteriores: vengarse de todos los que alguna vez trataron de matarlo, y principalmente aquellos que hicieron de él lo que es ahora: una rata de laboratorio buscando paz. En Identidad Desconocida (2002) trató de descubrir quién era. En La Supremacía Bourne (2004) vengó el asesinato de su novia. Ahora, él regresa a casa y tiene un mensaje claro y preciso para sus perseguidores: "Me acuerdo de todo".
En este caso admiramos a un sujeto que verdaderamente es inmortal e increíblemente inteligente. Durante esta tercera parte (al igual que en las otras dos) se les hace muy difícil e incluso imposible atrapar a este hombre cuya mente va demasiado rápido comparado con el resto de la gente, y que dejó de ser humano hace mucho tiempo. Eso es tal vez lo que choca de la película. Si bien admiramos su intelecto y rapidez mental y sus habilidades con el cuerpo, Bourne vendría a ser fantasiosamente un súper héroe, algo que no fue planteado en la primera parte. En esta ocasión se sale bastante de la realidad del personaje.
Algunos vuelven a aparecer para desgracia o suerte de Bourne. Una agente conocida para Bourne (Julia Stiles) lo encuentra de casualidad y decide ayudarlo, así Jason se ve en la obligación de protegerla.
Si hay algo que caracteriza a esta película es que no se lo deja descansar al espectador ni un sólo segundo por su adrenalina y situaciones límite. Recurriendo a imágenes casi fugaces, la acción provoca que el ojo del público se mantenga expectante, inquieto y se convierta en desprevenido, ya que cada escena asombra hasta en el más mínimo detalle. El diálogo no es una cualidad esta vez, sino más bien una osada combinación de rápidos momentos extremos y flashbacks.
Lo que se remarca durante los 115 minutos de cinta es la importancia de la justicia a su debido tiempo, luchar por los ideales y valores de cada uno y sobre todo no quedarse de brazos cruzados cuando se comete una aberración como ésta. “La venganza nunca es buena”, dicen por ahí; a lo que agregaría: “Pero si es justa bienvenida sea”.




--- SI ---

1 comentario:

Sandra Saryanovich dijo...

holitaz a todos.
Bourne es un excelente film, al igual que Damon, quien posee una versatilidad para actuar de cualquier cosa.

Chauchis.

PD: Què pasa que no lo veo pasar al tal fernando. Extraño "pelearme" con èl.