jueves, 8 de enero de 2009

De vuelta perdidos...

Desde los primeros días de enero empezamos a disfrutar nuevamente del color y la alegría de esta segunda entrega de "Madagascar".
Esta vez el film está focalizado principalmente en escapar hacia el zoo de Nueva York que fue durante mucho tiempo el legítimo hogar de este grupo de alocados animales.
Pero esta película no comienza en la parte donde se quedó la anterior, sino que su inicio es muy particular. Se refuerza la idea del desarraigo que sufren los animales sacados de su hábitat natural para dirigirlos directamente a un zoológico. Así se empieza relatando la historia de nuestro tan querido Alex, el león, desde chiquito. Además se refuerzan una y otra vez las ideas de amistad y compañerismo pase lo que pase, y la simpleza con que viven sus vidas es admirable. Son la representación de valores ya perdidos en este mundo, de cosas que ya no van a volver.
Hay que reconocer que el principio desorienta un poco, pero no deja de ser divertido, un tanto emotivo y distinto a lo visto anteriormente.
Esta segunda parte no es mejor ni peor. Siempre hay aspectos a resaltar en películas de este tipo. Madagascar es una obra maestra para chicos y grandes, ya que, como sabemos, la cinta cuenta con partes muy bien logradas pero que lógicamente los menores de 10 años no entenderían.
Igualmente disfrutar de esta película en cine es algo monumental. El sonido es excelente, además del color y las voces dobladas (aunque es muy importante también verla con las voces de los actores originales, que van desde Ben Stiller, pasando por Chris Rock y David Schwimmer de la famosa serie "Friends").
Se adicionan en esta entrega personajes nuevos, como los simios comunistas, nuevas manadas de animales, un hipopótamo seductor y una nueva aventura: se han quedado varados en África en su intento por escapar de Madagascar, pero su estadía allí no será tan mala.
Nos encontramos con nuevas revelaciones, la misma banda sonora característica, la misma esencia de los personajes pero nuevas historias que renuevan la cinta y doblan la apuesta.
Conserva los excelentes golpes de humor de la cinta anterior, en especial cuando se encara el tema del cruce con los humanos. Por un lado, cuando son interceptados por un ship de safari, y por el otro, cuando Alex se esmera bailando ante ellos y esto impide que lo maten. Brillante!
Mas colorida, emotiva, risueña, un poco inocente, dulce y reflexiva.
Como dato destacable: las expresiones son de lo mejor. Disney y Pixar son los responsables desde Toy Story de hacer posible que el cabello parezca verdadero, que los ojos se llenen de lágrimas casi reales y que los movimientos sean perfectamente realistas. Con ellos el zoológico se vuelve una fiesta y África se viste de color. A dejarse llevar por su magia.






--- SI ---

2 comentarios:

El Bambi dijo...

Siempre es más divertida si se ve con los mejores sobrinos del mundo.

Almas Oscuras dijo...

Arrgghh... Mi niña se fue a verla al cine con sus abuelos... y yo me la perdí!!!
La primera me gustó y me he quedado con las ganas de ver esta. Tendré que esperar al DVD (y entonces la veré como un centenar de veces, más o menos... es lo que suelen hacer los críos: ver la misma película una vez, y otra, y otra... por lo menos mis niñas).
saludos