jueves, 14 de agosto de 2008

¿Me cambiaron a Batman?

Al ver las primeras imágenes de “Batman, el caballero de la noche” (Christian Bale), quedé anonadada con el nuevo villano que nos propone el director Christopher Nolan. Al verlo con una máscara y con ese traje color púrpura supe inmediatamente quien era, más allá de que el final de la última cinta nos haya dejado en claro de antemano de quién se trataba. Con su cara cortada y su maquillaje corrido, como si alguien le hubiera arrojado un balde de agua o le hubiese puesto una tela húmeda sobre la piel, llama la atención y se lleva todos los premios desde el primer momento, con su risa macabra y su maldad innata.
Con sus ojos tan profundos que no provoca ya miedo sino una adrenalina incomparable y ganas de gritarle que vale la pena estar vivo.
¿Por qué hablo demasiado de él en este artículo? Este personaje se impone fuertemente y arrasa con el Batman que conocemos, el Guasón esta vez es el protagonista.
El murciélago enfadado y combativo sigue estando pero de manera más sumisa, relegada y secundaria. Ya los habitantes de Ciudad Gótica no lo ven con los mismos ojos, la cinta demuestra claramente que nada será igual. La gente lo tilda de delincuente mientras nadie, ni siquiera la policía, da a basto con las “travesuras” del hombre vestido de payaso.
Debatiendo acerca de la película con un colega mío de la facultad, ambos coincidíamos en que la cinta en sí es buena, sus efectos especiales son inmejorables (al igual que en la anterior), no aburre en ningún momento a pesar de su larga duración, el vestuario, maquillaje y fotografía son excelentes, pero la historia original está un tanto distorsionada. El hombre triste, calmado, del que nadie sabe de su existencia luego de la muerte de sus padres, se nos presenta yendo de fiesta en fiesta del brazo de hermosas mujeres. El Bruno Díaz del comic nunca fue así,
Tampoco la personalidad del Guasón es la misma, él nunca fue alguien sádico sino que se divertía haciendo maldades más sencillas e inocentes. Este Guasón hace volar miles de edificios poniendo la ciudad en llamas y sumiéndola en un caos. En esta cinta él se la pasa contando que su padre le hizo las marcas en su cara, mientras que en la historia original él sufre varias operaciones por una deformidad.
Jack Nicholson (el viejo Guasón) se enfureció cuando se enteró de que no encarnaría al personaje en esta nueva versión de Batman, y aunque la mayoría dice que esta nueva faceta es “espeluznante”, existe alguno que otro que piensa lo contrario. Coincido con la mayoría: Este Guasón es “excelente” y Heath Ledger más aún ya que me parece el hombre indicado para ponerle el rostro y darle vida a esta personalidad, que de ser tan maquiavélica causa gracia.
Por otra parte también aparece el famoso “Hearvy Dos Caras” (Aaron Eckhart). Esta aparición sí me parece fantástica porque se la anticipa desde casi el comienzo y pasa de ser un político y ciudadano ejemplar a volverse loco cuando asesinan a su prometida. Quizá aquí también podemos encontrar aspectos poco veraces con respecto a la trama original, pero este personaje está muy bien logrado en todo sentido y no es apto para impresionables.
A pesar de sus detalles en contra, la cinta es muy entretenida, muy bien lograda, cumple con las expectativas y los actores sobresalen. Pero la película tendría que haberse titulado: “El Guasón y su pequeño murciélago”.



--- SI ---

7 comentarios:

H dijo...

mira son con espiritu de clase b las pelis de Evil Dead teniendo en cuenta q tienen un presupuesto interesante por la epoca pero para mi son unas de mis preferidas el despertar del diablo la primera de la nueva camada esta buena la segunda fallo un poco

AHORA ME PREMIARON EL BLOG A SU VEZ YO TENGO Q ENTREGAR EL PREMIO A OTRO BLOG Y TE LO DI A VOS!!!!!!!!!!!!! FIATE aca--> http://sci-terror.blogspot.com/2008/07/premio-al-esfuerzo-personal.html

H

Fantomas dijo...

Esta Batman está dentro de las mejores películas del año si es que no es la mejor. Espectacular Ledger como el Guasón. Espermos que Nolan decida filmar una tercera parte de esta renovada saga.

Saludos.

Peralta dijo...

A ver, la película indudablemente está bien hecha, original la idea de "humanizar" a Batman, el Guasón y Ciudad Gótica. Impecable el personaje de "Hearvy Dos Caras", es cierto. Ahora bien, yo extraño el cómic. Batman es, sobre todo, un cómic. Y la película claramente no lo es, además ni siquiera es la intención del director. No la critico, vale el esfuerzo de hacer una gran película de Batman saliendo del comic. Pero no me imagino al Hombre Araña tan "real" como este Batman. Lo bueno de las películas del Hombre Araña es, precisamente, que no se apartan del comic. Filmar cómic es genial y difícil. En este caso, filmar a un Batman real no fue tan difícil, lo original fue haberlo sacado del cómic. Son riesgos. Aun así, la película entretiene y el Guasón, claro, se la roba toda.

Leo_SCI dijo...

Para mí fue hecho más con un estilo de presonajes a lo Marvel que a lo DC.
Esta versión me gusta más.
Saludossss!!!

El Alquimista dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=w2yv8aT0UFc

una vez vista esta pelicula, le recomiendo a todos los visitantes de este blog, que lo vean!!!
esta es una bizarreada de youtube en realidad, pero bueno.

me parecio muy buena la pelicula y el persona del guason es ... incomparable...
buena critica!!

aduiiiii

H dijo...

hay hay hay a darle mas bola al blog!!!

jeejeje
salutes
H

Leo (flakito) dijo...

Creo que el acierto de la película reside, justamente, en su desvinculación respecto al cómic original. El film está bien planteado aunque podría haber sido menos extenso. Las actuaciones son tan sólidas que no dejan lugar a dobles interpretaciones y sí, evidentemente, las expectativas puestas sobre la caracterización de Legder desdibujaron al propio Batman. Sin embargo recordemos que la película en su original no lleva el nombre del enmascarado (por primera vez).
Obscura, intrigante, aveces inverosimil Nolan logra superarse así mismo con esta segunda entrega que deja un sabor amargo (el recuerdo de Heath a meses de su muerte) y plantea un panorama funesto para el héroe cuya mayor virtud es ser humano.