jueves, 13 de noviembre de 2008

Cine argentino del bueno y del malo...

Hace exactamente una semana me deleité con la tan famosa “Los bañeros más locos del mundo”, la cual siempre me pareció rudimentaria con respecto a otras producciones de la época, y un tanto tonta en cuanto al tipo de humor que se propone explotar.
Quien me convenció de volver a verla (¿Quién no la ha visto alguna vez en su vida?) me expresó su profunda admiración por esta película alegando que era un clásico argentino que hizo reír a la mayoría de nosotros, al igual que las tan conocidas de Olmedo y Porcel.
Coincido con él en eso y algunas partes incluso me parecen muy cómicas, pero a mi criterio, nada se compara con el humor inglés, el francés o el inocente italiano.
Nada como ver una buena obra de arte como “Mi gran casamiento griego” que ni se compara con el humor argentino, en el que prevalecen el exhibicionismo, la sonsera y la mujer tomada como un objeto.
Vayamos más adelante y podemos ver algunas producciones argentinas de ésta época, como son las famosas “remake” que se hacen de películas de Guillermo Francella sin mencionar la abrumadora llegada de “La Brigada Explosiva” que simplemente es un insulto al cine argentino.
Ahora bien, no pretendo desprestigiar las cintas de nuestra país, he visto producciones muy buenas con Adrián Suar que me parecen excelentes, con el enigmático Ricardo Darín o con el humor sarcástico de Diego Peretti. También me acuerdo de “Esperando la carroza”, donde personajes humorísticos muy reconocidos debutaban en la pantalla grande como por ejemplo Antonio Gasalla encarnando a la nona traviesa que tantas alegrías nos trajo de chicos.
Señores… eso es humor puramente argentino y sano, sin plagios de ningún tipo, totalmente inocente y porque no sin tetas ni culos.
A ver si la imaginación y la creatividad vuelven, sin versiones obscenas y acotadas a la original, sin adaptaciones, sin historias superficiales.
Igualmente, disfrute mucho de la función :-) y de un momento de risas un poco fingidas pero divertidas al fin.

2 comentarios:

El Bambi dijo...

A mí el cine argentino me parece aburrido, depresivo, plañidero e ideologizado. Siempre hay excepciones, pero son eso: excepciones. El cine del lamento permanente por lo que somos y pudimos ser, y la amargura crónica, no me da ganas de verlo.

Suar copia cine de acción o romance liviano de afuera.

Muchas películas son un bodrio y se hacen porque las subsidiamos entre todos y no valen gran cosa. La crítica local es benévola porque hay que apoyar el cine nacional, pero me parece poco objetiva y sí muy amiguera de ciertos actores, directores y productores.

Buena entrada ésta sobre el cine argentino.

Anónimo dijo...

tu opinión es muy acertada, pienso lo mismo,a eso hay que sumarle que falta talento, malos directores y malos guionistas que piensan que su producto es mejor de lo que en realidad es. Y la idea de hacer una pelicula es que la gente la quiera ver, cosa que no pasa seguido con el cine argentino, y el cine esta caro como para arriesgarse a encontrarse con esos bodrios, por eso la gente va a ver lo seguro, lo que se sabe que es bueno.